Cátedras CONACyT: los “colgados” de la nómina

Directora del CONACyT Dra. Elena Álvarez Buylla

“Los catedráticos CONACyT no son vividores del erario, sino trabajadores que quieren dar lo mejor por su país”

Dr. Erick Alfonso Galán Castro

Desde los primeros días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, e incluso a lo largo de toda su travesía para lograr llegar a la primera magistratura, uno de sus discursos preferidos ha sido la crítica a los actores de la corrupción. Las categorías han variado, pero la valoración moral es la misma: la mafia del poder, los fifís, los pirrurris… adjetivos no han faltado, y la creatividad del político tabasqueño no tiene límites. La intención siempre ha sido la misma: exhibir, caricaturizar, banalizar a los sectores sociales privilegiados, a los que han vivido del erario público de manera que han formado súbitas fortunas con el dinero del Estado, o mediante un uso mañoso del estado de derecho para beneficiar a quienes han acumulado mayor poder político y económico en nuestro país. López Obrador ha descrito este especial uso del lenguaje como una suerte de pedagogía política para enseñar al pueblo en qué situación vive, como lo dijo en una entrevista hecha en Televisa para el programa tercer grado durante la campaña electoral de 2018.

Durante los primeros meses, el gobierno morenista comenzó una lucha contra actores gubernamentales y criminales que estuvieron involucrados en el robo sistemático de combustibles, concretamente el de gasolinas. De manera coloquial, a esta actividad se le ha conocido como huachicol, y su persecución mediante el ejército y las corporaciones de seguridad del gobierno federal ha sido amparada, precisamente, en esta crítica moral del saqueo a la nación, expresado en el robo de bienes propiedad del Estado.
Sin embargo, esta cruzada moral contra el huachicoleo, este último entendido ya como cualquier otro acto de saqueo a los bienes públicos, ha tenido sus daños colaterales. Durante el primer mes de ejercicio del poder ejecutivo de AMLO, miles de trabajadores de confianza del gobierno federal fueron obligados a firmar su renuncia. Algunos, incluso, forzados mediante acciones como la retención contra la voluntad de los afectados hasta que hubieran firmado el documento, o las amenazas de inhabilitación si no accedían a abandonar sus contrataciones. El presidente y sus más cercanos funcionarios se han negado a escuchar las críticas a estas acciones, partiendo de que la cruzada moral supone austeridad republicana, y mantener tal cantidad de trabajadores es inaceptable si se busca beneficiar a los más pobres como prioridad.

El 5 de febrero de 2019, se hicieron declaraciones que reprodujeron esta reprimenda moral, junto con daños colaterales en el ámbito científico mexicano. La Dra. Elena Álvarez Buylla, directora de CONACyT, ha mencionado que es insostenible mantener un programa de contratación de personal académico como Cátedras CONACyT, diciendo que, si bien cumplió la “hasta cierto punto virtuosa” labor de contratar jóvenes investigadores sin empleo, el problema se “atendió de una manera parchada e insostenible. Hoy tenemos colgados de la nómina a 1 500 catedráticos, eso tiene que cambiar”. Los catedráticos CONACyT, en este sentido, como colgados de la nómina, fueron reclutados a partir de una estrategia cuestionable que sólo sirvió para darles empleo cuando nadie lo hacía. Como colgados de la nómina, podríamos entender que los catedráticos huachicolean los recursos para el desarrollo científico, en el contexto social en que ha sido dicha la expresión.

El problema con las declaraciones de la Dra. Álvarez Buylla es que, en el afán de mandar un mensaje de combate a la corrupción y de limpieza administrativa, banaliza la labor de 1,508 catedráticos que han sido comisionados a 982 proyectos relacionados con temas como preservación del medio ambiente, desarrollo sustentable, conocimiento del universo, problemáticas sociales, investigaciones sobre salud y uso de nuevas fuentes de energía. Banaliza el hecho de que el 78% de los catedráticos se encuentran adscritos al Sistema Nacional de Investigaciones, que reconoce la labor de científicos que producen no solamente publicaciones científicas en revistas de prestigio, sino que desarrollan proyectos de investigación innovadores, que tienden redes de colaboración internacional, que fortalecen la formación de recursos humanos de alto nivel en posgrados incluídos dentro del Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC). Elena Álvarez Buylla llama colgados de la nómina, huachicoleros de la ciencia, no solo a doctores que tenían empleos precarios (o no tenían) y que fueron rescatados por un programa que les exige ser una masa crítica de investigadores competitivos, sino a jóvenes investigadores que deben cumplir todos los días su labor como generadores de conocimiento en condiciones adversas que son propias de la calidad en la educación universitaria del país (falta de equipamiento, de recursos para desarrollar estancias de campo, hasta de bibliotecas) y de la vida social en México (violencia, feminicidios, secuestros), encontrando, en la mayoría de las ocasiones, más voluntades y apoyo humano –sumamente valioso- de las instituciones receptoras que recursos financieros para lograr los objetivos planteados.

El problema con esta nueva “guerra contra la corrupción” del gobierno federal no es que no haya existido dicho fenómeno, sino que, en aras de lograr un objetivo abstracto de implementar un ambicioso programa social y de limpieza moral del servicio público, se juzga erróneamente a los sujetos equivocados. Los catedráticos CONACyT no son vividores del erario, sino trabajadores que quieren dar lo mejor por su país, y que encontraron el espacio para lograrlo en los proyectos a los que fueron incorporados, aunque vivan diariamente con la incertidumbre de ser los próximos blancos de la austeridad republicana.

16 thoughts on “Cátedras CONACyT: los “colgados” de la nómina

  1. soy catedrático CONACyT en Tepic cumpliré 3 años en el programa y espero que tu nota de prensa llegue a los ojos de nuestro presidente y la directora de CONACyT. Es triste leer las palabras de nuestra directora al vernos como “colgados de la nómina” y tú termino usado en tu artículo… “huachicolero de la ciencia” es fuerte pero parece que así nos ven. que haré yo y mi familia ante esta situaciona… cuando estoy comisionado a la Universidad Autónoma de Nayarit que atraviesa por sería problemas financieros.. será que la UAN me podrá contratar? #nosoyhuachicolerodelaciencia

    1. Lamentablemente las Universidades no pueden contratar a los Investigadores Jóvenes, por falta de presupuesto.
      Varias Universidades en México no pueden ni llegar al fin de año con sus actuales Profesores, no podrán contraer nuevos compromisos laborales aunque sean de excelencia en investigación.
      Andrés Manuel no apuesta por la investigación de Ciencias y Tecnologías.

  2. Soy catedrática CONACyT en la Universidad Tecnológica de Querétaro. Lamentables las declaraciones de la actual directora del CONACyT, cuando desconoce a fondo la labor que realiza cada catedrático asignado a una institución educativa o centro de investigación. Ojalá se diera la oportunidad de visitar los centros de trabajo y juzgar con sus propios ojos la labor que hacemos, los logros obtenidos y las condiciones bajo las que trabajamos.

  3. Fui catedrático conacyt, los despidos ya comenzaron desde los primeros días de diciembre pasado, varios fuimos echados peor que perros de conacyt, con amenazas y sin compensación alguna, desgraciadamente nadie se da cuenta por la forma en cómo actúa conacyt y porque al gobierno no le importamos. AMLO es que el presidente del desempleo porque a excepción de los 2000 piperos, no ha hecho más que despedir gente y de la peor manera. Ojalá los medios ya se olviden un poco del huachicoleo y nos pongan un poco de atención a los miles de personas que fuimos echados a la calle.

    1. Muy lamentable leer a científicos, catedráticos e investigadores que pasan por esta situación tan ominosa, tratados como abusivos, como vividores y desgraciadamente este golpe a ustedes, repercutirá sin lugar a dudas, en el devenir de nuestro país. El rumbo que se va trazando no es para nada halagüeño. De ser un país que generaba proyectos de investigación extraordinarios, a nivel mundial, pasaremos de noche en estos rubros.

  4. ¿De dónde sale el sueldo de los Catedráticos? No se supone que a muchos ya los debía de haber contrato y regularizado su Universidad…..este programa no funciona ni es sostenible porque las Universidades no están ampliando su nómina y el % del PIB que se le otorga a CONACYT es bajo. Muchos Catedráticos llegaron a Universidades y trabajaron en condiciones desfavorables, lo que generó que perdieran el SNI y los proyectos a los que se incorporaron no jalaron y eso para una persona y sus derechos laborales es completamente injusto. A mi me gustaría que les bajaran el sueldo a los políticos y lo desplazaran hacia las personas que generan conocimiento y bienestar social #elCONACYTnoesoutsourcing

  5. Normalmente esos investigadores además de estar muy bien preparados, son gente comprometida con su país y que por lo mismo muchos de ellos regresaron de puestos ennotras partes del mundo, como se atreven a tacharlos de que están “colgados del presupuesto” . Tenemos un hrave problema de falta de respeto y valores en esta administración gubernamental

  6. Conozca a una de las profesoras-investigadoras que llegó como cátedra COANCyT a la Universidad Autónoma de Nayarit, en específico a la Maestría en Desarrollo Económico Local y creánme que es la cólega mejor preparada, las más colaborativa y más apasionada de corresponder a sus responsabilidades en nuestro programa. Repruebo las acusaciones generalizadas que hace la Directora del CONACyT hacia los 1508 colegas que después de varios procesos ganaron su lugar. Quizás tendremos algunos casos lamentables, pero no por eso tenemos que acusar parejo y tomar decisiones que afecten a los investigadores de este programa nacional. Invito, sugiero a la Directora, Dra. Elena Álvarez a realizar una evaluación coherente de este programa y después emitir opinión discursiva.

  7. Dra. Elena Alvarez Buylla de que le sirve su doctorado? Sólo como conocimientos, porque la educación se aprende en casa y usted no la tiene hablando así de los académicos Cátedras Conacyt. Es usted una persona mal educada.

  8. Yo no soy catedrática, trabajo en la UNAM, en el laboratorio donde estoy va una catedrática, y no es ninguna parasita, tiene alumnos , da clase, pública y le. Hanga bien duro, se merece eso y más.

  9. Muy desafortunado comentario de nuestra representante en el conacyt, esperémos una disculpa pública para la respetable y honorable comunidad científica de este gran país.

  10. Muy reprobable el comentario de la Dra. Elena Álvarez Buylla, debe recordar que únicamente administra recursos provenientes de nuestros impuestos, porque a los ricos se los condonan
    Mi solidaridad con los investigadores “Cátedra Conacyt”

  11. El daño que se está haciendo al desarrollo de la Ciencia y la tecnología en el País y puede ser irreparable. Se perderá tiempo cuando se quiera remediar. El programa funcionó también para repatriar talento y para afianzar posgraduados en universidades y centros de investigación. ¿Cómo vamos a tener investigación , desarrollo, e innovación en México. Si no se tiene un proyecto o un plan para impulsarlo.?

  12. Realmente desafortunados comentarios de la actual directora del Conacyt. Las cátedras no somos parásitos el sistema, hemos trabajado duro (la mayoría) para poder obtener un lugar y la posibilidad de seguir haciendo investigación bajo circunstancias en la mayoría de los casos desfavorables. Es también un reconocimiento a la trayectoria de un grupo de científicos que a diferencia de los maestros de la sección 22, poseen un grado académico por mucho más elevado y no usa la violencia en las calles o crea conflicto para la llamar la atención de un gremio de políticos que al parecer, únicamente de este modo es como entienden la necesidad de dar solución a problemas sociales. Estoy totalmente de acuerdo en que la actual directora esta prejuzgando a un grupo social equivocado. Contrariamente al personal pasivo que “entra y permanece por palanca” en las mejores universidades y centros de investigación de México, los catedráticos pasan por un escrutinio estricto de evaluaciones que demuestran si estamos capacitados o no para llevar a cabo esta tarea. Los parámetros de permanencia en el programa son claros y creo… que viene una etapa de depuración del personal que no ha podido alcanzar estos estándares por una u otra razón. Sin embargo, considero que esas mismas plazas no deben desaparecer si no por el contrario deben ser ocupadas por personas talentosas que se preocupan el desarrollo de la investigación en México. Lamentable que ya no se abran más plazas, si bien como se comenta el CONACyT tiene una estructura orgánica pequeña, debo reconocer que la administración pasada tuvo la fortaleza y las agallas para tratar de cambiar ese paradigma del desempleo del personal altamente capacitado que se genera en México. ¿No se trata de eso el discurso de la doctora Buyllá? ¿De romper paradigmas?

  13. Lamentable y desafortunado el comentario de la Dra. Elena Álvarez Buylla. Ella mejor que nadie conoce de primera mano la labor académica, científica y de formación de recursos humanos que llevan a cabo los investigadores. Los catedráticos, son investigadores que cumplen una función muy importante en el desarrollo científico del país. Las publicaciones en revistas de prestigio internacional le dan seriedad al programa de cátedras y reconocimiento al CONACYT a nivel internacional, además de que generan conocimiento que en un futuro puede convertise en el motor de desarrollo del país. Considero que el programa de cátedras es muy relevante para la ciencia en México que debe ser impulsado no sólo para su continuidad sino para utilizarlo como referencia y modelo para mejorar la calidad de la educación en los niveles educativos de básicos y profesional. Conozco investigadores de cátedras y sé que son investigadores de alto rendimiento, que cada año son evaluados para analizar su continuidad en el programa. Estoy seguro que no son “conlgados de la nómina” y que desquitan con creces lo que el gobierno les paga. Considero que la incertidumbre y el estrés al que están sometidos no se compara con las condiciones en las que se encuentran los diputados plurinominales en las cámaras, y esos sí que están colgados en la nómina. Prueba de ello es que no es clara su aportación al ejercicio legislativo. No se sabe de una propuesta de ley hecha por Romero de Chapms por ejemplo o una propuesta de la Diputada Carmen Salinas. Quizás sería conveniente reflexionar sobre quiénes realmente están colgados de erario y quénes realmente aportan al país.

  14. El nivel de exigencia del CONACyT es muy alto, como para que se generalice de manera tan aventurada en las afirmaciones de la Sra. Álvarez Buylla. Rechazo categóricamente el lenguaje tan ofensivo utilizado por dicha señora, así como los nombramientos injustificables que se están haciendo en dicha institución. ¿Qué pasó con lo que dijo Sr. Presidente? Pues ya nos está fallando, Sr. Presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *