La política y las palabras son mentirosas como Pinocho

Por Antonio Ponciano Díaz

20 de marzo de 2109

Ya lo había advertido Maquiavelo: “El Príncipe para mantenerse en el poder, podía llegar hasta ser inmoral y hacer todo lo que estuviera a su alcance para conservar el poder” en otras palabras mentir o engañar al pueblo en aras de un bien mayor. En la actualidad, en la mayoría de las ocasiones el político miente y engaña, para mantenerse en el poder, pero buscando, preferentemente, su interés personal y no el de la sociedad, ese es el dilema de nuestra democracia.

A propósito del manejo de datos o Big Data, a través de algoritmos matemáticos para controlar o conocer la personalidad, la intimidad o manipular la conciencia de las personas de quienes son asiduos usuarios de las redes sociales y de las cuales no nos percatamos de ello. Comento un ejemplo simple de los alcances de esta nueva estrategia metodológica.
Esta semana el periodista Luis Estrada en el programa noticioso de Joaquín López Doriga, dio a conocer algunos datos muy interesantes, sin el rigor matemático, pero que un buen periodista los puede generar en relación a las primeras 73 conferencias de prensa mañaneras de López Obrador.

La palabra que más ha usado el presidente es corrupción con 601 menciones, mientras que la palabra impunidad la ha usado 82 veces y derechos humanos 4 veces. Claramente podemos deducir, que en efecto AMLO tiene como estrategia de gobierno para el combate a la corrupción. Flagelo que más agravia a la sociedad porque la corrupción política se entiende que son los actos delictivos que cometen los funcionarios públicos, pero para combatir a la corrupción hay que acabar primero con la impunidad y eso, parece, no estar en la narrativa de López Obrador. No hay que olvidar que corrupción e impunidad son hermanos siameses.

Lo que me sorprende son las pocas menciones de la palabra derechos humanos con tan solo 4 veces, pareciera que no importa o no hay garantía para este derecho universal.

La segunda palabra más usada es neoliberal o neoliberalismo con 154 veces, paz con 107 veces, víctimas con 58, delincuencia organizada con 17 veces, revocación con 13 y reelección con 16 veces. Con estos datos podemos tener un primer perfil aproximado de quien nos está gobernando. Para eso sirve el Big Data ¡Guauu! Y esto no es nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *