Morelos ante el riesgo de la ingobernabilidad

Raúl Abraham López Martínez/ El Regional

A un año del gobierno que encabeza Cuauhtémoc Blanco es más que pertinente realizar un análisis sobre la situación en la se encuentra el estado de Morelos en los rubros; político, social y económico. Este análisis se justifica en la necesidad de identificar los principales problemas que enfrentamos los morelenses y proponer soluciones que permitan modificar las condiciones que imperan en nuestra entidad.

En el aspecto político, se aprecia que existe una serie de conflictos al interior del Poder Ejecutivo, en el Poder Judicial y en el Poder Legislativo. Estos conflictos, que son del dominio público, alteran la capacidad de las estructuras de gobierno en atender de manera efectiva y eficaz, las demandas de amplios sectores de la sociedad, y, sobre todo, están colocando en jaque, el principal propósito que tienen que cumplir los Poderes del estado, el de mantener la cohesión de la sociedad a través de la democracia constitucional y de las políticas públicas. 

En el ámbito social, el problema más grave es la escalada de violencia delictiva que se vive en Morelos, tanto en zonas urbanas y rurales, una violencia que ha provocado el cierre de negocios, la visible disminución de actividades nocturnas en Cuernavaca y un aumento sin precedentes de la incertidumbre y psicosis social relacionado con el actuar de la delincuencia. Esta situación que prevalece en Morelos se articula a un escenario nacional en donde el gobierno federal no ha salido bien librado en el tema de seguridad como lo confirma el ataque del crimen organizado a Culiacán y el lamentable asesinato de niños y mujeres que formaban parte de la familia del activista Julián LeBarón.  

En el aspecto económico, en días recientes el INEGI dio a conocer el reporte del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal en donde informa que para el Segundo Trimestre del 2019 las Actividades Primarias de Morelos sufrieron una caída del -8%; las Actividades Secundarias reportaron un casi nulo ascenso del 0.4%; y las Actividades Terciarias tuvieron un descenso del -1.1%. 

Esta ausencia en el crecimiento económico en la entidad morelense sumado al contexto nacional de recesión económica deja con muy poca expectativa la posibilidad de superar la pobreza y pobreza extrema en la que se encuentran la mayoría de los morelenses. 

Con estos elementos, queda claro que en Morelos la gobernabilidad democrática se encuentra en un serio riesgo. Para hacer frente a este delicado escenario resulta fundamental que los titulares de cada uno de los poderes que integran la estructura del aparato del gobierno estatal asuman la responsabilidad que les corresponda. 

A estas alturas, ya no es admisible que los magistrados se disputen de manera estéril el control del Tribunal Superior de Justicia. Tampoco se justifica la parálisis legislativa en la que se encuentra el Congreso Local debido a conflictos internos que no contribuyen en la solución de los problemas del estado. 

En este entorno de conflictividad institucional, en nada ayuda a la gobernabilidad que en la administración estatal se enfrenten grupos que lo único que buscan son sus propios beneficios. 

Ante estas circunstancias, es necesario que el gobernador Cuauhtémoc Blanco ponga orden en el gabinete de gobierno y que al mismo tiempo establezca las condiciones que permitan encauzar una sana relación de colaboración entre los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo.

Para lograr esto, Cuauhtémoc Blanco tiene a su favor un invaluable capital social que ha construido en su carrera como deportista, aspecto que le ha otorgado el reconocimiento como uno de los deportistas más admirados en el país.

Este capital social, le da el suficiente respaldo político para delegar en el Secretario de Gobierno, Pablo Ojeda; la tarea que por ley le corresponde, de operar la política interna y de esta manera establecer una agenda política con el Poder Judicial y Legislativo, en donde predomine el interés de establecer las acciones de gobierno que permitan superar los graves problemas que amenazan la gobernabilidad del estado de Morelos.

*Director de Innovación y Estrategia Consultora “Designio”

rlopez@designioinfoestrategia.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *