La mentira como estrategia del poder

Foto: BBC.com

Por Antonio Ponciano Díaz*
20 de febrero de 2019

Gobernar no es tarea fácil. A lo largo de la historia de la humanidad hemos tenido buenos y malos gobernantes. Hemos tenido que pagar su ejercicio del poder, a veces con avances o retrocesos económicos, otras con dictaduras o gobiernos republicanos y; hasta lo trágico, algunos gobiernos han provocado revoluciones y guerras. Todos ellos tienen algo en común, un frenesí de justicia y un ensueño democrático.

Los líderes en su calidad de políticos profesionales, no paran en seducir a los incautos ciudadanos y conseguir su respaldo y voto para hacerse del poder. Para lo cual les embelesa hacer promesas, muchas de ellas irrealizables o mentiras aderezadas con ilusiones. La cuestión es que esta práctica forma parte de la naturaleza humana y de una clase política que no parará en su empeño de conseguir el poder a cualquier precio.

Vivimos tiempos donde reina la incertidumbre y la complejidad. Vaya paradoja, como nunca en la historia de la civilización estamos mucho mejor informados, pero este exceso de información nos hace más ignorantes. Estamos mejor comunicados, pero nos cuesta mucho más trabajo reconocernos entre nosotros mismos. Esté, aparente caos, lo están aprovechando muy bien los profesionales de la política.

El periódico New York Time, ha dado cuenta que el presidente Donald Trump dice en promedio 11 mentiras diarias; López Obrador, cuando era candidato prometió regresar al ejército a los cuarteles y; ya como presidente, crea la guardia nacional y los hace constructores, custodios de pipas y expertos aeronáuticos. Y qué decir, del Gobernador de Morelos, disculpando su incapacidad, culpó a Graco de su fallida presidencia municipal y; ahora, a los diputados del congreso, que no lo dejan gobernar.

Pareciera que todos ellos tienen a la mentira como estrategia de gobierno. No cabe duda, que el quehacer político se mueve entre la realpolitik y la política-ficción.

*Ex catedrático investigador de tiempo completo de la UAEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *