Escenario Político

Daniel Adame Osorio*

Uno de los fenómenos analizados por Adam Przeworski tiene que ver con el “mandato-representación”, lo cual muy rara vez se cumple, toda vez que el nivel de las campañas electorales es muy bajo, carece de un carácter informativo en torno a los proyectos a emprender y su vinculación directa con los beneficios que teóricamente recibirá la sociedad.

En el supuesto de mejores niveles de campaña y de calidad de los candidatos, éstos informarían a la sociedad qué políticas van a aplicar, las razones que las convierten en la mejor opción y los beneficios que reportarían, pero nuevamente, nada garantiza que el plan anunciado en campaña sea el mismo que se aplica ya en el poder.

Otro de los problemas del mandato-representación estriba en el hecho de que los políticos con frecuencia encuentran más incentivos en el no cumplimiento de los intereses de la mayoría, por los beneficios tanto personales o de grupo.

Ahora bien: ¿puede trabajarse en el diseño de instituciones y leyes que garanticen que los candidatos, lo mismo un gobierno que un parlamento, se mantengan firmes y fieles en torno al compromiso contraído por el electorado?

La respuesta es que eso difícilmente ocurrirá, en primer término, en el caso de los gobernantes, porque llegan al poder enfrentando la realidad nacional que deja su antecesor, y porque el carácter parlamentario, en el segundo caso, es de suyo deliberativo con fuerzas políticas e ideológicas distintas y lo que se impone es la negociación.

En torno a la concepción de gobiernos responsables, su concreción es igualmente difícil, de nueva cuenta porque los incentivos –e incluso los objetivos personales tanto del gobernante como del parlamentario- pesarían más que los de la sociedad, y están dispuestos a pagar el costo político que supondría no seguir los compromisos contraídos con la sociedad ni el cumplimiento de su programa de gobierno expresado en campaña.

La reforma electoral anunciada por la administración del presidente de la República va por el camino de asumir ese costo político, a juzgar por la declaración del presidente, López Obrador de renovar en su totalidad el Consejo General del INE y retirar los plurinominales, para controlar al órgano electoral y presentar al país, la versión 2019 de la Comisión Federal Electoral desaparecida hace tres décadas.

*Politólogo, periodista, académico.
Director Editorial: www.escenariopolitico.mx
FACEBOOK/LINKEDIN: Daniel Adame Osorio.
Instagram: danieladameosorio.
TW: @Danieldao1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *